Horario
De Lunes a Viernes
De 9 a 20 h.

Teléfono de Consultas

964 24 34 47

¿Por qué se extraen los dientes?
Los dientes se extraen por diversas razones:

  • La caries ha avanzado profundamente en el diente
  • Una infección ha destruido una porción importante del diente o el hueso que lo rodea
  • En la boca no hay suficiente espacio para todos los dientes

Muchos dentistas recomiendan extraer los dientes retenidos que sólo erupcionaron parcialmente. Las bacterias se depositan alrededor de estos dientes y pueden causar una infección, la cual puede extenderse al hueso y transformarse en un trastorno de extrema gravedad. Los dientes retenidos continúan intentando salir a través del tejido gingival, incluso si no hay suficiente espacio para ellos. La presión continua, provocada por este intento de erupción, puede terminar dañando las raíces de los dientes adyacentes. La extracción de un diente retenido con frecuencia previene las infecciones y el daño a dientes adyacentes y al hueso, además de evitarle dolor en el futuro.

¿Cómo se extraen los dientes?
Antes de extraer un diente, el dentista estudiará cuidadosamente sus antecedentes médicos y odontológicos, y tomará las radiografías apropiadas.
Las radiografías revelan la longitud, la forma, la posición del diente y del hueso que lo rodea. A partir de esta información, el dentista estimará el grado de dificultad del procedimiento.
Antes de la extracción, el dentista anestesiará la zona que rodea al diente. Para ello, utiliza una anestesia local que adormece la zona de la boca donde se llevará a cabo la extracción.
En una extracción normal, una vez que la zona está anestesiada, el dentista afloja el diente con la ayuda de un instrumento llamado elevador y luego lo extrae con fórceps dentales. Quizá desee alisar y remodelar el hueso subyacente. Una vez que termine, decidirá si es conveniente cerrar el área con puntos.

¿Qué debo esperar después de una extracción?
Es fundamental mantener el área limpia y prevenir infecciones inmediatamente después de la extracción de un diente. El dentista le pedirá que muerda suavemente un trozo de gasa estéril seca, que debe mantener allí durante 30 a 45 minutos para reducir la hemorragia mientras ocurre la coagulación. Durante las siguientes 24 horas, no debe fumar, ni enjuagarse la boca vigorosamente ni limpiarse los dientes junto al sitio de la extracción. Es de esperar cierto grado de dolor y malestar tras de una extracción. En algunos casos, el dentista recomendará un analgésico o bien le recetará uno. La aplicación de una bolsa de hielo en el rostro durante períodos de 15 minutos puede aliviar el malestar. También es recomendable limitar las actividades vigorosas y evitar los líquidos calientes. El día siguiente a la extracción, el dentista le sugerirá que comience a enjuagarse suavemente la boca con agua tibia salada (no trague el agua). En circunstancias normales, el malestar debe disminuir dentro de un período que oscila entre tres días y dos semanas después de la extracción. Si tiene dolor prolongado o severo, inflamación, hemorragia o fiebre, llame inmediatamente a su dentista.

¿Qué son las muelas del juicio?
Las muelas del juicio son los últimos molares ubicados a cada lado de los maxilares. Además, son los últimos dientes en aparecer o erupcionar y esto, generalmente, ocurre cuando la persona tiene entre 16 y 20 años.

Como son los últimos en erupcionar, con frecuencia, la boca no tiene suficiente espacio libre para acomodarlos. Cuando eso ocurre, los dientes quedan retenidos (atrapados por otros dientes o por el mismo hueso, debajo del tejido gingival). Si los dientes quedan retenidos, se produce dolor e hinchazón en la zona.

Las muelas del juicio que emergen parcialmente o erupcionan giradas, también pueden provocar un apiñamiento doloroso y enfermedad. Como los dientes extraídos antes de los 20 años tienen raíces menos desarrolladas y escasas complicaciones, la ADA (Asociación Dental Americana) recomienda que las personas de entre 16 y 19 años concurran al dentista para que el profesional evalúe la necesidad de extraer sus muelas del juicio.

¿Cómo se extraen las muelas de juicio?
La extracción de piezas dentales es un procedimiento de rutina. Su dentista , le recomendará una anestesia general o una anestesia local para adormecer sólo la zona durante el procedimiento quirúrgico.

Después de la extracción de la muela (o muelas), su dentista le solicitará que muerda una gasa durante 30 o 45 minutos para detener el sangrado. Puede haber cierto dolor e inflamación que desaparecerán después de unos días. Usted debe llamar a su dentista si tiene dolor agudo o prolongado, inflamación, sangrado o fiebre después de la extracción.

La extracción de las muelas de juicio debido a apiñamientos o retención no debe afectar la mordida o la salud bucal futura.

¿Dónde estamos?

C/ Navarra, 31
12002  Castellón
De lunes a viernes
De 9 a 20 h.

Nuestros Servicios

  • Odontología conservadora

  • Odontopediatria 
  • Traumatología dental
  • Cirugía Oral
  • Implantología
  • Prótesis dental
  • Estética dental
  • Peridoncia

Solicitud de Información