Horario
De Lunes a Viernes
De 9 a 20 h.

Teléfono de Consultas

964 24 34 47

Es la principal causa de pérdida dentaria en los adultos, afectando  a tres de cada cuatro personas en algún momento de su vida. La mejor manera de prevenir la Enfermedad Periodontal y la Caries dental, responsables de la pérdida dentaria, es el uso del cepillo de dientes, el hilo de seda o el cepillo interproximal y las visitas regulares al dentista.

Manteniendo sus dientes naturales podrá masticar con mayor comodidad y disfrutar de una mejor  digestión. Tendrá una sonrisa sana, complemento natural de su imagen y podrá hablar con mayor comodidad que si llevara prótesis dentales. La correcta higiene oral protege su salud, y le ahorra dinero. Mediante la prevención de sus problemas dentales, sus costes de tratamiento se reducirán drásticamente. El tiempo empleado para ello, le supone alrededor de diez minutos diarios; menos tiempo que afeitarse o maquillarse. Con todos estos beneficios, la correcta  higiene oral es parte esencial de una vida saludable.

La principal responsable de la Enfermedad Periodontal y de la aparición de Caries es la placa bacteriana. La placa dental bacteriana es una película incolora y pegajosa que se forma constantemente entre los dientes, incluso en ausencia de comida. La eliminación cuidadosa de la placa mediante el cepillado diario y el uso de la seda dental y/o cepillo interproximal le ayudará a prevenir la Enfermedad Periodontal y las Caries. Este folleto explica cómo utilizar el cepillo de dientes, la seda interdental y el cepillo interproximal eficazmente, e informa de la existencia de otros instrumentos de higiene bucal complementando las instrucciones que Vd. Reciba de su dentista o de los miembros de su equipo.

Cómo cepillarse

Empiece con el material adecuado, un cepillo de filamentos suaves que le permita llegar a todos los dientes. Si los filamentos de su cepillo están torcidos o desgastados, compre otro. Un cepillo en mal estado no limpiará adecuadamente sus dientes.

Para limpiar las superficies externas de los dientes coloque el cepillo en un ángulo de 45 grados apoyándolo en la unión de encía y diente.

Mueva con suavidad el cepillo varias veces mediante pequeños movimientos circulares y/o laterales. Aplique ligera presión para que los filamentos penetren entre diente y diente, pero no use presión excesiva y que le haga sentir molestias.

Después de cepillar las superficies externas de todos sus dientes, haga lo mismo con la cara interna de los dientes posteriores.

Para limpiar las superficies internas de los dientes anteriores, tanto superiores como inferiores, coloque el cepillo en posición vertical. Realice movimientos adelante y atrás sobre cada diente y la encía que le rodea. Para limpiar las superficies de masticación, realice pequeños movimientos circulares y laterales.

Debido a que el cepillo puede limpiar uno o dos dientes a la vez, cambie la posición del cepillo tantas veces como se precise para alcanzar y limpiar todas las superficies dentarias (mírese en el espejo para asegurarse que lo hace correctamente). Después de cepillarse, enjuáguese para eliminar los restos de placa desprendida.

Si tiene molestias al cepillarse o tiene dudas sobre si lo hace correctamente, hable con su dentista.

Coloque el cepillo de dientes contra sus encías en un ángulo de 45 grados. Mueva delicadamente el cepillo, para adelante y para atrás, en movimientos cortos (del ancho de un diente).

 

 

 

Cepille las superficies externas de los dientes.

 

 

 

 

 

Cepille las superficies internas de los dientes.

 

 

 

 

 

Cepille las superficies masticatorias.

 

 

 

 

Use la punta del cepillo para limpiar la superficie interna de los dientes anteriores, realizando un movimiento delicado de arriba hacia abajo.

 

 

 

 

Cepíllese la lengua también.

 

Seda dental

La Enfermedad Periodontal, al igual que la caries, empieza frecuentemente entre los dientes, dónde el cepillo no llega. El uso de la seda dental es un método efectivo para eliminar la placa dental de estas superficies. Las siguientes instrucciones le ayudarán, pero el uso correcto de la seda dental requiere tiempo y práctica.

Empiece con un trozo de seda dental de unos 45 cm. de longitud. Enrolle la mayor parte del hilo en el dedo medio de una mano, y el resto en el mismo dedo de la otra mano.
Para limpiar los dientes superiores, sujete el hilo entre el pulgar de una mano y el índice de la otra, dejando poco más de 1 cm. de seda entre ambos. Inserte la seda entre los dientes utilizando un movimiento de sierra. No fuerce el hilo, y llévelo hasta la unión encía-diente. Cúrvelo en forma de “C” contra un diente deslizándolo dentro del espacio entre encía y diente hasta notar resistencia. Usando ambas manos, mueva el hilo arriba y abajo en la cara de un diente, repitiendo esta técnica en todas las caras de los dientes superiores.

A medida que el hilo desgaste, enróllelo en un dedo desenrollando del opuesto para obtener una porción nueva. Para limpiar entre los dientes inferiores encontrará mayor facilidad si guía el hilo usando los índices de ambas manos. No olvide la cara posterior del último diente de ambos lados, tanto superior como inferior. Enjuáguese con agua después de usar el hilo, para eliminar la placa y partículas de alimentos.

La primera semana de utilización del hilo, sus encías pueden sangrar o estar ligeramente inflamadas. Con el uso diario sus encías sanarán, y dejarán de sangrar, si no lo hacen, consulte con su dentista.

Envuelva la mayor parte de los 50 cm de hilo dental alrededor de uno de los dedos medios.

 

 

 

 

Envuelva el resto del hilo alrededor del dedo medio de la otra mano.

 

 

 

 

 

Use los pulgares y los índices para colocar 2,5 cm de hilo dental entre los dientes.

 

Cuidadosamente, mueva el hilo dental para adelante y para atrás para colocarlo entre los dientes. A nivel de la línea de las encías, curve el hilo dental alrededor del diente.

 

 

 

 

Sujete el hilo dental apretado contra el diente y, con un movimiento hacia abajo, roce delicadamente el lado del diente con el hilo dental.

 

 

 

 

Recuerde usar el hilo dental detrás del último diente.

 

Cepillo interproximal

En personas con mayores espacios entre diente y diente, puede sustituirse el uso de la seda dental por un cepillo interproximal, que utilizará pasándolo a través de este espacio de fuera a dentro y viceversa, frotando las caras laterales de los dientes. Si el cepillo interproximal no entre cómodamente, no lo fuerce. Puede ser que el espacio no sea lo suficientemente amplio y deba utilizarse la seda dental.

Si tiene alguna duda respecto a su uso, consulta a su dentista o a un miembro de su equipo.

¿Están mis dientes limpios?

Para comprobar que sus dientes están limpios, puede usar una pastilla o solución reveladora que le proporcionará su dentista o su farmacia (estos líquidos o tabletas están hechos de fibras vegetales inocuas que tiñen temporalmente la placa dental).
Mastique la tableta hasta que se disuelva y enjuáguese con agua. Mire ahora sus dientes en un espejo. Las áreas teñidas indicarán sitios donde aún hay placa dental. Estas áreas precisan probablemente  atención especial durante su cepillado. Cepille las áreas teñidas hasta que la tinción desaparezca.

Placa dental
La placa dental es un depósito de bacterias, blando y pegajoso, que se forma constantemente de los dientes. Causa caries dental y enfermedad periodontal.

La placa dental que no se elimina contribuye a la formación de cálculo dental (también llamado sarro), una sustancia endurecida que hace difícil mantener los dientes limpios.

Placa dental teñida con un agente revelador.

 

 

 

 

 

Cálculo dental (sarro).

¿Dónde estamos?

C/ Navarra, 31
12002  Castellón
De lunes a viernes
De 9 a 20 h.

Nuestros Servicios

  • Odontología conservadora

  • Odontopediatria 
  • Traumatología dental
  • Cirugía Oral
  • Implantología
  • Prótesis dental
  • Estética dental
  • Peridoncia

Solicitud de Información